Tratamiento médico-dietético para Helicobacter pylori

Tratamiento Médico-Dietético para Helicobacter Pylori

Tratamiento médico-dietético para Helicobacter pylori

La enfermedad provocada por la infección por la bacteria Helicobacter pylori es muy común, y su diagnóstico precoz facilita el pronóstico, tratamiento farmacológico y tratamiento nutricional.

Generalmente, los pacientes que sufren esta infección deben seguir una dieta específica, pautada por un dietista-nutricionista, a fin de proteger el aparato digestivo y facilitar el trabajo de digestión y absorción de los alimentos.

Si necesitas formarte de forma más específica sobre Helicobacter pylori y otras patologías digestivas, visita nuestro Curso Avanzado en Nutrición Clínica IV: Patologías Digestivas.

Qué es el Helicobacter pylori

Es una batería exclusiva del estómago humano, y se estima que más del 50% de la población está infectada o colonizada por H. pylori, aunque no en todos los casos se presentarán síntomas.

Su forma y composición le permite la movilidad para poder penetrar la mucosa del estómago, siendo resistente a su pH, mediante la segregación de una proteína llamada ureasa que lo neutraliza.

Así mismo, libera otras proteínas que degradan la mucosa del estómago, alcanzando el epitelio.

Este daño en la mucosa se produce con el tiempo y es el causante de la sintomatología digestiva por la bacteria Helicobacter pylori.

Cómo se contrae y cómo prevenirlo

La ruta más común es persona a persona, a través de la saliva, así como exposiciones fecales u orales, así como a través de alimentos o aguas contaminadas.

Estos factores de transmisión están muy relacionados con las condiciones de vida. La higiene, limpieza y conservación de alimentos, son fundamentales en la prevención.

Cómo puedo saber si tengo Helicobacter pylori

Lo primero que tendríamos que tener claro es que la única forma de confirmar si tenemos o no Helicobacter pylori, será acudir a un profesional sanitario que pueda realizar pruebas y confirmar un diagnóstico.

Recordemos que sólo 1 de cada 5 personas va a manifestar síntomas, dependiendo tanto de factores genéticos como de la propia cepa.

Deberíamos revisar síntomas que puedan estar relacionados con Helicobacter pylori.

Cuál es la sintomatología asociada a Helicobacter pylori

Dentro de los síntomas, destacamos la gastritis por Helicobacter pylori, que puede tener otras sintomatologías asociadas como dolor de estómago con sensación de quemazón, reflujo o hinchazón abdominal, pudiendo llegar a generar náuseas o vómitos.

Estos síntomas, pueden generar falta de apetito por la dificultad de tener una alimentación normalizada, generando una pérdida de peso, junto con una saciedad rápida tras ingerir alimentos.

Si se mantienen los síntomas a largo plazo, podemos tener un déficit nutricional que desembocará en debilidad o anemia. También podemos tener cambios en las heces, tendiendo a ser pastosas. 

Es importante que acudamos a un profesional en caso de tener síntomas asociados a Helicobacter pylori, ya que si se prolongan en el tiempo pueden tener mayores riesgos a largo plazo pudiendo tener consecuencias irreversibles. 

Qué alimentos debo comer si tengo Helicobacter pylori 

A nivel dietético, comenzaremos trabajando con una dieta blanda de fácil digestión o de protección gástrica, pero no quiere decir de fácil masticación. 

 Infografía elaborada por Lucía Martínez (DimeQueComes) y Aitor Sánchez (Midietacojea)

Será una dieta terapéutica, que mantendremos por un tiempo limitado y hasta la mejora de los síntomas, junto con el tratamiento médico. 

Centraremos dicha dieta en el uso de cereales refinados, carnes blancas como pollo o pavo y pescados blancos. También podremos consumir huevos, utilizando la yema según tolerancia.

En el grupo de los lácteos podemos usar yogures naturales y quesos frescos.

También podemos usar bebidas vegetales de avena o arroz, que suelen ser mejor toleradas que las de soja. Las verduras serán cocidas, en purés o caldos, y las frutas pueden consumirse asadas o cocidas.

En población vegana, podemos usar las legumbres en purés o cremas, en forma de humus, o recurrir a pasta de lentejas o lenteja roja pelada.

También podemos usar derivados como el tofu que son bien tolerados.

Para el aporte graso nos centraremos en grasas de buena calidad  como el aceite de oliva virgen extra así como pequeñas cantidades de aguacate o frutos secos.

Qué alimentos no puedo comer si tengo Helicobacter pylori

Evitaremos el consumo de cereales integrales, así como de carnes rojas, fibrosas y embutidos. También es recomendable no consumir pescados azules y mariscos, para disminuir el aporte graso que puede aumentar la irritación de la mucosa gástrica.

Evitaremos usar frutas y vegetales crudos, así como aquellas crucíferas que pueden ser flatulentes como coliflor, brócoli o alcachofa. En los lácteos, evitaremos aquellos más grasos como los quesos curados, o yogures con azúcares añadidos.

Deberemos reducir el consumo de legumbres enteras y frutos secos en grandes cantidades.

Por último, todas aquellas bebidas irritantes como café, té, bebidas alcohólicas o refrescos gaseosos los deberemos evitar, junto con salsas o alimentos picantes.

También deberemos evitar fritos que pueden aumentar la irritación de la mucosa.

 Cómo eliminar el Helicobacter pylori

En el tratamiento para Helicobacter pylori, se combina un inhibidor de la bomba de protones, lo que conocemos como omeprazol, junto con la toma de una combinación de antibióticos.

También hay que valorar la suplementación si existe algún déficit de nutrientes, esto se debe analizar de manera individualizada. 

Uno de los últimos tratamientos para Helicobacter pylori es el uso de probióticos. En ambos casos, siempre habrá que trabajar con la dosis indicada por un profesional sanitario.

La erradicación se da en el 80-84% de los casos, consiguiendo mejorar esa gastritis, así como las complicaciones digestivas que se puedan dar.

Se debería realizar de nuevo la prueba para evaluar si se ha erradicado. Es importante nunca tomar un antibiótico por nuestra cuenta, aunque hayamos tenido un tratamiento previo y queramos utilizarlos de nuevo.

Siempre se debe prescribir desde un sanitario especializado.

Qué efectos secundarios del tratamiento con antibiótico puedo esperar

Existen posibles efectos secundarios tanto por el uso de inhibidores de la bomba de protones como de antibióticos, como pueden ser desequilibrios en el microbiota que pueden generar cambios en las heces, náuseas, cansancio o pérdida de apetito.

Son efectos secundarios normales, pero siempre es importante preguntar a nuestro especialista para no confundirlos con los síntomas propios de Helicobacter pylori, ya que podemos pensar que el tratamiento no está siendo efectivo y dejarlo. 

Es importante seguir las indicaciones de nuestro médico y terminar el tratamiento, aunque los síntomas remitan, ya que podemos generar resistencia a antibióticos de esta bacteria, dificultando su erradicación. 

Por qué acudir a consulta de nutrición

Dentro del tratamiento para Helicobater pylori, hemos visto que la dieta tiene un papel fundamental, por lo que la figura del dietista-nutricionista es clave para acompañar el proceso.

Una dieta inadecuada puede dificultar la mejora de los síntomas o mantenerlos en el tiempo, dificultando la erradicación de la bacteria. 

Con una correcta alimentación, ayudaremos a recuperar las funciones digestivas, reduciendo el estado de irritación e inflamación de la mucosa y ayudando a mejorar la tolerancia a alimentos. 

Si necesitas formarte de forma más específica sobre Helicobacter pylori y otras patologías digestivas, visita nuestro Curso Avanzado en Nutrición Clínica IV: Patologías Digestivas.

Artículo actualizado a 15 de enero de 2023 por Antonio Gómez.

0
    0
    Tu Carrito
    El carrito está vacíoVolver a Inicio